¿Para el empresario es mejor un contrato de trabajo a término fijo o indefinido?

¿Desde el punto de vista el empresario es mejor vincular a sus trabajadores mediante un contrato de trabajo a término fijo o un contrato de trabajo a término indefinido?Si miramos la realidad laboral de nuestro medio encontramos que la respuesta es un contrato de trabajo a término fijo, y por lo general a no más de un año.
¿Por qué los empresarios prefieren vincular a sus trabadores a corto plazo?La razón que se puede intuir en la creencia del empresario que de esa forma,  de ser necesario, puede prescindir de un trabajador con mayor facilidad, y de hecho, en muchos casos es así.Veámoslo del siguiente modo:Formas de terminar un contrato de trabajo:Contrato de trabajo a término indefinido.Terminación con justa causaTerminación sin justa causaContrato a término fijo.Terminación con justa causaTerminación sin justa causaExpiración del plazo pactadoEsa opción adicional para prescindir de un trabajador pesa mucho en la decisión de un empleador.A esta conclusión ayuda mucho las decisiones de la justicia que hacen muy difícil disciplinar y despedir a un trabajador, en especial la corte constitucional, que ya considera apropiado llegar borracho y drogado al trabajo, y que si dijimos que el contrato terminaba el domingo no se debe entender así, sino que la interpretación correcta era que nunca terminaría.Se han presentado casos en donde resulta imposible despedir a un trabajador incluso si se le paga la indemnización por despido, porque si el juez considera que el despido fue ilegal, o que si con el despido el trabajador corre riesgo de pasar hambre, entonces el empleador debe reintegrarlo sin importar los problemas que ese trabajador pueda causarle al empleador.De vez en cuando la empresa se encuentra con trabajadores problemáticos, y deshacerse de ellos puede ser aún más problemático, y como la empresa cuando contrata a un trabajador no sabe si será uno bueno o uno malo, pues es mejor si desde el principio se asegura una corta relación laboral.Es por ello que muchas empresas al principio sólo firma contratos de corta duración como 3 meses, 6 meses o un año, y luego de que el trabajador lleva suficiente tiempo con la empresa y el empresario ya está seguro de la calidad humana y profesional del trabajador, decide entonces firmarle un trabajo a término indefinido.Se podría decir que el periodo de prueba se creó precisamente para evaluar al trabajador, pero en la realidad no sirve para mucho, porque el trabajador sabe que está a prueba y se esforzará por actuar correctamente, y luego de estar seguro es que se presenta tal como es (pela el cobre como se dice popularmente),  y para la empresa ya puede ser muy tarde.Para el trabajador es mucho más sencillo deshacerse de un empleador malo, pues no tiene que hacer nada más que un día cualquiera no volver a trabajar, y la única limitante es la necesidad del trabajo, pero esa necesidad rara vez es una barrera tan difícil de superar como aquellas barreras que un empleador debe superar para prescindir de un trabajador.A todo lo anterior se suma la descomposición social y familiar: el sentido de la responsabilidad se ha perdido, el de la gratitud  tiene peor suerte. La honestidad está en vía de extinción. El espíritu de sacrificio ya es desconocido. La palabra ya no vale, ni siquiera los contratos. La gente es perezosa por definición. Les gusta el camino corto, el ganar sin esfuerzo. No hay respeto por el superior, por la reglas, por la buenas costumbres, por lo moral y lo ético, y menos por la buenas formas.Por supuesto que no todos los trabajadores son así, pero si un buen porcentaje y quien arriesga su capital creando empresas lo tiene muy claro, y todos los día habrán unos cuántos personajes que se lo recuerdan.

Fuente: https://www.gerencie.com/