Contrato realidad, el demandante debe probar la subordinaci?n

El Código Sustantivo del Trabajo, que es el que regula las relaciones laborales de los trabajadores particulares (en la parte individual pues en lo colectivo rige también para los servidores públicos), establece en su artículo 24 lo siguiente:
“Se presume que toda relación de trabajo personal está regida por un contrato de trabajo”
Pues bien, como se trata de una simple presunción legal, ésta puede ser desvirtuada con la demostración del hecho contrario, o sea acreditando que la prestación del servicio se dio de manera autónoma.
Lo anterior nos permite deducir que es al empleador a quien le corresponde la carga de desvirtuar la presunción que hace la ley de que toda prestación de servicios personales está regida por un contrato de trabajo.
De ese modo, al trabajador que pretenda la declaratoria de un contrato de trabajo realidad, desde el argumento de que su ejecución se cumplió bajo la fachada de un contrato de prestación de servicios, le bastaría –en principio- con probar la prestación personal del servicio y la remuneración que percibía por ello, quedando exonerado de probar la subordinación, pues como ya se indicó, la ley presume la existencia de este tercer elemento esencial del contrato de trabajo.
Así las cosas, si el empleador pretende liberarse de una eventual condena tras ser acusado de haber escondido una auténtica relación de carácter laboral bajo el ropaje de una relación civil, deberá “echarse al hombro” la tarea de demostrar que el trabajador gozaba de plena autonomía e independencia para realizar la labor contratada.


 

recuerde quitarle las entre comillas..porq si no no te deja publicar