Fondos privados o Colpensiones, ¿cuál régimen elegir?

Fondos privados o Colpensiones, ¿cuál régimen elegir?

El traslado de régimen pensional es una decisión que se debe tomar a conciencia y con asesoría especializada.

Fondos privados o Colpensiones, ¿cuál régimen elegir?
Una de las grandes dudas que tienen los colombianos de edad media es en cuál régimen pensional jubilarse: en el de ahorro individual con solidaridad (fondos privados) o en el de prima media con prestación definida (Colpensiones).

“Yo tengo 44 años, estoy actualmente en un fondo privado, sin embargo, no estoy segura de donde quedarme, si cambiarme o permanecer aquí”, dice Patricia Marrugo, una publicista que ha cotizado durante más de 20 años.

Y es que no es una decisión fácil, al contrario, es una de las más trascendentales, pues de ella depende que se tengan ingresos suficientes al dejar de trabajar y durante la vejez

Asesorarse, la clave

En opinión de los expertos, antes de tomar una decisión, es necesario asesorarse, pues cada régimen tiene sus ventajas. Además, en cada caso, se debe tener en cuenta el perfil del cotizante, la cantidad de dinero ahorrado y los ingresos mensuales.

“En los temas pensionales, es muy importante entender que el caso de cada afiliado es distinto. Cada uno tiene una edad diferente, ha trabajado durante más o menos años que otro y con distintos salarios, algunos tienen bono, otros no, etc. Dependiendo de las condiciones de cada afiliado, puede ser mejor opción uno u otro régimen. No hay uno bueno y otro malo, solo son regímenes distintos. Lo que sí es relevante es recibir una asesoría especializada (ojalá 15 años antes de pensionarse), que le permita establecer, bajo sus condiciones particulares, qué fondo es mejor opción”, asegura Julián Cárdenas Fonseca, analista de portafolios especiales de Protección.

En esto coincide el abogado laboralista Alfredo Prieto. “Determinar qué es lo mejor resulta complejo, en primer lugar, porque cada caso deberá estudiarse. Es importante conocer cuál es el proyecto de vida del cotizante o futuro pensionado”, explica el experto.

Prieto señala que la edad ideal para hacer cambios es antes de cumplir 47 años, para las mujeres, y 52, para los hombres. Y advierte que es necesario tener claro “que el caso de su amigo no es su caso, por lo tanto, no tome decisiones porque los demás lo hacen o lo recomiendan, cualquier mala decisión solo lo afectará a usted y a su familia”.

Ventajas y desventajas

En opinión de los expertos, las ventajas y desventajas de cada régimen dependen de la situación del cotizante. Prieto asegura que establecer cuál es más conveniente es difícil, dado que los dos sistemas fueron estructurados de maneras tan diferentes, que presentan ventajas diferenciales, las cuales resultan benéficas para unos y no tan motivantes para otros.

“Mientras la persona no esté en el límite de tomar la decisión de quedarse o devolverse a cierto régimen, y mientras una reforma pensional no modifique los sistemas actuales, el interesado en saber qué régimen le conviene deberá plasmar todos los escenarios posibles, mediante cálculos actuariales, resolviendo dudas, conociendo la ley, haciendo planes de ahorro y otras acciones que le den una idea de si lo que busca es una mejor renta vitalicia, una posible herencia de saldos, poder retirar capital sin importar la afectación de la mesada u otras circunstancias que van en la necesidad de cada individuo”, explica.

Según Prieto, es importante conocer, por ejemplo, qué capital requiere un fondo privado para garantizar una mesada de un salario mínimo más el 10% en adelante, pues de no alcanzar el capital, le devolverán los aportes al cotizante.

“También es recomendable tener claro que si no aporta 1.300 semanas en Colpensiones, no tendrá derecho a pensión, y de estar en este grupo de personas, lo mejor que puede hacer es quedarse en una entidad privada”, agrega el experto.

“Ahora, si usted es de las personas cuya cotización siempre estará enmarcada en un salario mínimo, le resulta indiferente estar en un fondo o en Colpensiones, en la medida qu