Gu?a t?cnica para la evaluaci?n y prevenci?n del riesgo el?ctrico

 Guía técnica para la evaluación y prevención del riesgo eléctrico

Este real decreto tiene por objeto la protección de los trabajadores frente al riesgo eléctrico, aplicándose a todos los lugares de trabajo donde exista este, ya sea el derivado de las propias instalaciones y receptores eléctricos1 o de los trabajos que se realicen en ellas o sus proximidades (véanse también los comentarios al punto 2 del anexo I).

En el caso de las instalaciones eléctricas, el real decreto se limita a establecer unas obligaciones de carácter general y a remitirse, para las prescripciones particulares, a la normativa legal específica aplicable (básicamente, la reglamentación electrotécnica).


Por el contrario, en el caso de los “trabajos en las instalaciones eléctricas, o en sus proximidades”, el real decreto es mucho más extenso y concreto; se regulan con cierto detalle las técnicas y procedimientos para lo siguiente:

- Dejar una instalación sin tensión, antes de realizar un trabajo, y reponer la tensión, al finalizarlo. - Trabajar en instalaciones en tensión.

- Realizar maniobras, mediciones, ensayos y verificaciones eléctricas.

- Trabajar en proximidad de elementos en tensión (incluidas las líneas eléctricas aéreas o subterráneas).

- Trabajar en emplazamientos con riesgos de incendio o explosión, o en los que pueda producirse una acumulación peligrosa de carga electrostática.


En el capítulo II del Reglamento de los Servicios de Prevención se detallan, entre otros aspectos, las obligaciones del empresario en relación con la evaluación de los riesgos y la planificación de la actividad preventiva. Obviamente, la evaluación de los riesgos de un puesto de trabajo incluye la evaluación de los originados por la energía eléctrica.

La evaluación de los riesgos permitirá determinar si las características, forma de utilización y mantenimiento de las instalaciones eléctricas y las técnicas y procedimientos empleados para trabajar en ellas o en sus proximidades se ajustan a lo establecido en este real decreto y en cualquier otra normativa específica que sea de aplicación.

De esta forma, se obtendrá la información necesaria para que el empresario esté en condiciones de tomar una decisión apropiada en relación con las medidas preventivas que, en su caso, deban adoptarse.