TRATADO SOBRE LAS ENFERMEDADES DE LOS TRABAJADORES

Las manifestaciones humanas, desde las más simples y normales hasta las más complejas y las que exigen un mayor grado de evoluci- ón, están inmersas en un determinado contexto. Contexto social, económico, político….ideológico. No podríamos entender la mayoría de las manifestaciones humanas sin considerar el grupo en el que se dan, en el que nacen e incluso en el que mueren o evolucionan. Cierto que algunas expresiones individuales rompen claramente lo dicho y se convierten en excepciones “geniales” que o suponen un revulsivo social y, en tanto eso es así, se convierten en motores de cambio, o son absorbidas o neutralizadas por la idea dominante. En ocasiones dichas manifestaciones individuales suponen verdaderos “peligros” para el grupo, otras veces son aprovechadas hábilmente tanto para intereses más o menos particulares o de una pequeña colectividad como para abiertamente convertirse en aspectos definidores de una nueva situación.